Viajes fantásticos

Aventuras y desventuras de la memoria, la razón o la mentira.

Saturday, May 20, 2006

Barbería el Zanate

Los zanates venían a comerse los mangos maduros del patio y los maices que las gallinas con su natural aire de señoronas imbéciles, ignoranban y dejaban en el suelo. Me quedaba largo rato escudriñando entre las copas de los árboles y creyendo ver en los ojos del zanate, claras señales de inteligencia. Eran unos bichos majestuosos, negros y lustrosos. Graznaban extrañamente o cantaban. Luego se iban.

-----------------------------------------------------

- Cualquier día de estos vas a venir para que te afeite.

- ¿Le parece?

- Si claro. Ya casi sos un hombrecito.

Al regresar a casa pasé largo rato mirándome la cara en el espejo, buscando algún indicio de barba. Imaginándome con pelo en la cara. Un ruido en el patio me recordaba que tenía que darle de comer a un perezoso que teníamos atado de un collarcito a un árbol. El ruido, obviamente no era del perezoso. Mas probablemente pudo haber sido un garrobo o una iguana. ¡Que bicho raro la iguana! Una vez mi madre agarró una iguana, le pegó un palazo en la cabeza y cuando la estaba desoyando para meterla a la cacerola, vió con horror que a pesar de que la cabeza pendía del borde de la pileta, el corazón y los pulmones aún funcionaba. Igual la comimos.

Se produjeron señales sísmicas de tres tipos:

a- tornillos

b- enjambres de sismos de alta frecuencia

c- tremor armónico policromático.

-------------------------------------------------

El cañón de una pistola CCCP44, la versión soviética de la Magnum44, inmenso, recalentado luego de 3 disparos directos hacia al peluquero borracho que le decía groserías a los gritos a la argentina que se paseaba envuelta en una breve toalla desde el baño del fondo hacia su cuarto, atravesando el patio, cruzando entre los mangos podridos, el fregadero, el jocote y una raquítica papaya que nunca dió fruto. Ninguna bala hirió a nadie. Mi padre nunca soportó el maltrato o desprecio hacia las mujeres. En cambio mi abuelo era un experto guarango.

-------------------------------------------------

La lava transitaba lúbrica, por las venas viejas y estrechas del Momotombo. Las fumarolas aumentaron su temperatura y de los 700 grados promedio subieron a los 900 y la ladera sur se hichaba lentamente.

-------------------------------------------------

Esa mañana, Radio Sandino anunciaba que un heroico comando había ajusticiado de un bazookaso a Anastasio Somoza. Las ráfagas festivas se oían por todos lados. El júbilo en el barrio era incontrolable. Somoza había muerto. La gente salía a las calles a festejar. En la plaza de la revolución hablarían los comandantes.

-------------------------------------------------

En un folletito mimeografiado que me habían dado en la escuela, leía cuales eran los mejores escondites y refugios naturales en caso de huracán. A mi me gustaba el de meterse dentro de un caño de cemento y desde ahi ver el viento llevándose todo.

1 Comentarios:

Post a Comment

<< Home